¿Cooperación o de Dominación? China y los países africanos

27 de septiembre de 2022

 

 

Por: Diana Lorena Montaño Riasco

China no es amiga de África[i] escribió un usuario de facebook denunciando el racismo y xenofobia que sufrían cientos de africanos en China durante las restricciones generadas por la pandemia del Covid19 en abril del 2020. En ese mismo mes, un grupo de embajadores en Beijing denunciaron como se expulsaba a personas del Togo, Nigeria y Benín de sus hoteles quienes habían dado negativo en la prueba del COVID, se les arrojaba de sus apartamentos con sus familias, se les incautaba pasaportes y amenazaba con revocar visas[ii]. Un trato inhumano, en una China que se enorgullece de mantener “relaciones diplomáticas” con 53 países africanos, y con 16 de estos acuerdos de cooperación económica y comercial. ¿O Acaso las relaciones diplomáticas son unilaterales? Es decir, una cortina de humo frente a unos interés económicos y geoestratégicos de la Republica China.

La cooperación entre China y los 53 países del continente africano, a excepción de Eswatini quien mantiene relaciones con Taiwán, se sustenta en los principios de igualdad, ayuda mutua y sostenibilidad. Sin embargo, el trato que se le dio a los residentes africanos en china durante la pandemia, mostró que estos principios son sólo un saludo a la bandera dentro de la republica China, mostrando la relación de desigualdad en el marco de las relaciones de cooperación existentes con países del continente africano, dado que, “desde África se exportan materias primas hacia China y de China se importan mercancías elaboradas, como productos electrónicos o material de transporte[iii]. Esto recuerda al comercio triangular del siglo XVII, que posibilitó el desarrollo  del Capitalismo a través de la esclavización, subsumiendo al continente africano en siglos de atraso económico, guerras interétnicas y desestabilización de sus estructuras políticas. Quizás, China no secuestra seres humanos para venderlos y esclavizarlos como lo hicieron las potencias europeas coloniales, pero continúa apropiándose de los recursos naturales y materias primas del continente. Una cooperación muy desigual.

Actualmente, China es como una sanguijuela que se ha posado sobre el continente africano, en un ambiente favorable, dado que muchos países no cuentan con recursos para pagar sus deudas externas anteriormente contraídas, y “las autoridades chinas ofrecen préstamos e infraestructura a cambio de petróleo, minerales y tierras agrícolas”[iv]. A esto le llaman, la debt – trap – Diplomacy, – Deuda – trampa –  diplomacia –  “las inyecciones financieras (…) responden a la lógica de atrapar -los países africanos- en una espiral de deuda para acabar dominándolos”[v].

China lleva sus propios profesionales para que coordinen las obras y den las ordenes, no confía en los profesionales africanos, mejor dicho, no valora sus capacidades. Además, somete a los trabajadores africanos a salarios precarios, tal y como dijo el presidente de la República Democrática del Congo, Félix Tshisekedi, «se están enriqueciendo mientras el pueblo sigue siendo pobre»[vi], y a su vez, explotado y discriminado racialmente. Estamos frente a la sutileza de la neo-colonización en pleno siglo XXI.

[i] Escribió Amaru Kunta Kinte Vanin-Garcia  el 22 abril 2020

[ii] https://www.facebook.com/search/top?q=racismo%20chino%20en%20africa

[iii] China y África, un maridaje geopolítico que funciona https://atalayar.com/content/china-y-africa-un-maridaje-geopolitico-que-funciona#:~:text=Actualmente%20hay%20un%20total%20de,China%20y%20un%20pa%C3%ADs%20africano

[iv] Ibid.

[v] Ibid.

[vi] Ibid.

Sobre el autor

Con ascendencia guapireña, nacida en Bogotá. Estudió en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, graduándose como Licenciada en Lengua Castellana y Humanidades. fue becaria del programa de inglés Martin Luther King Junior. Desde el 2004 comenzó su camino como activista en el movimiento afrocolombiano en el Colectivo de Estudiantes Universitarios Afrocolombianos (CEUNA). La apuesta de construcción colectiva desde fraternidad y la espiritualidad, son un lugar de enunciación en su vida. Por lo que, actualmente, se nutre compartiendo reflexiones, con otras hermanas, sobre la fuerza vital en la creación y transformación de las opresiones de las mujeres negras dentro del espacio de Colectiva Matamba Acción Afrodiaspórica; apoya la “ Escuela Yemayá” proceso emancipador que se adelantan en Bogotá con la fundación CISPAC, enseñándoles sobre la historia de África y su diáspora en Colombia a niñas, niños y jóvenes afrocolombianas; y, también se sostiene cada día de su existencia por la presencia y comunicación con sus ancestras y ancestros a través del escenario espiritual “Templo Sobrevivientes de África”.
Leer más

Contáctanos

¡Escríbenos!

CONTACTO

Suscríbete

Recibe en tu correo electrónico las últimas columnas de opinión de Diaspora.

Comentarios

Artículos recientes

VER MÁS
Ir a Arriba