El nivel estratégico de una campaña liderada por el pueblo

25 de marzo de 2022

 

 

Por: Diana Lorena Montaño Riasco

 

 

Usualmente, adjudicamos los triunfos o las derrotas a las campañas realizadas y lideradas por lxs candidatxs presidenciales y sus equipos de campaña; sin embargo, ¿Qué acontecería si la campaña fuera liderada por el mismísimo pueblo? Sin lugar a dudas, se confirmaría lo esbozado por CLR James en su libro Jacobinos Negros, que las masas demostrarían su poder innato movilizadas por una perspectiva sin tapujos, un liderazgo fuerte y confiable[i], pero ¿cómo se llega a persuadir a las masas inconformes, indignadas e indiferentes de su papel protagónico en el viraje del destino económico, social, político, educativo y cultural de sus países?

Quizás, han aparecido en sus recuerdos las campañas de difamación mediática contra Petro en el 2018 que posibilitaron la elección de Iván Duque, auspiciadas por noticieros como Caracol y RCN y periódicos como el Tiempo; No obstante, estas campañas fueron lideradas por una élite política burguesa, la cual no representaba al pueblo, sino que lo utilizaba y lo manipulaba. De modo que, en una campaña en la que el pueblo sea el líder protagónico se busca persuadirle, organizarle y movilizarle; es decir, “lograr que la gente se involucre de tal forma en la campaña (…) que los propios electores hicieran campaña por sí mismos”[ii] sin ninguna maquinaria manipulando. ¿Y qué se requiere para materializar esta realidad?

Inicialmente, se hace imperante contar con una dirección estratégica confiable y clara sin abstractismos por parte de lxs candidatos del Partido del Pacto Histórico que apoya el pueblo: Gustavo Petro, candidato presidencial, y Francia Márquez,  formula Vicepresidencial. Este Direccionamiento debe estar mediado por el contacto directo con el electorado, lxs ciudadanos de a pie, además apoyado a través de estrategias digitales, ancladas en las nuevas tecnologías de la información. Estas acciones apostarían a brindar las condiciones estructurales para que el pueblo pueda adelantar las acciones pertinentes para su campaña.

En segundo lugar, se requiere que aquellos integrantes del pueblo quienes han ganado prestigio en el escenario académico, político y del espectáculo hagan público su apoyo a los candidatos que apoya el pueblo, quien ésta cansado del derramamiento de sangre innecesario, la privatización de sus derechos, el racismo, el exterminio cultural, la precarización de la vida y de su humanidad. Este apoyo permitirá motivar y movilizar a lxs electores, en el marco de una coyuntura política nacional en la que es imperdonable promocionar la abstención electoral o el voto en blanco. Dado que esto confundiría a las masas, un golpe mortal para la esperanza y la transformación del Estado colombiano.

En tercer lugar, es imperante “desarticular, las estrategias de ataque y difamación de los adversarios”[iii] manteniendo informado a los ciudadanos continuamente, además generando piezas publicitarias y noticias sobre las novedades propias del proceso electoral, en un lenguaje conciso, detallado y próximo a las realidades cotidianas del pueblo.

Finalmente, las comunidades étnicas, parte constitutiva de este pueblo, están llamadas a comprender que los cambios en los prejuicios raciales, el derrocamiento del racismo y la igualdad política sólo podría lograrse mediante un cambio drástico en la organización socio – económica del Estado colombiano; y ello, requiere tomar posición. En tanto, “fracasaran todos aquellos que no entienden que en una revolución cada cual escoge de que lado ponerse, y se mantiene en él”[iv].

Para mí, estamos a puertas de una Revolución. La revolución de la esperanza, la unidad, la camadería, la humanidad, la dignidad. Una transformación que requiere que el pueblo lidere, se organice, se movilice, siendo el porta voz y el creador del discurso emancipador. Esta revolución no admite términos medios, en tanto que como afirmó Desmond Tutu “ Si eres neutral en situaciones de injusticia has elegido el lado del opresor” y en Colombia ya nos hartamos de vivir en condición de opresión.  

[i] CRL James. Los Jacobinos Negros –  P.182

[ii] La Estrategia Obama: La construcción de una marca triunfadora en la Política Electoral http://www.revistalatinacs.org/08/alma03/11_obama.pdf

[iii] Ibid.

[iv] CRL James. Los Jacobinos Negros –  P.205

Sobre el autor

Con ascendencia guapireña, nacida en Bogotá. Estudió en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, graduándose como Licenciada en Lengua Castellana y Humanidades. fue becaria del programa de inglés Martin Luther King Junior. Desde el 2004 comenzó su camino como activista en el movimiento afrocolombiano en el Colectivo de Estudiantes Universitarios Afrocolombianos (CEUNA). La apuesta de construcción colectiva desde fraternidad y la espiritualidad, son un lugar de enunciación en su vida. Por lo que, actualmente, se nutre compartiendo reflexiones, con otras hermanas, sobre la fuerza vital en la creación y transformación de las opresiones de las mujeres negras dentro del espacio de Colectiva Matamba Acción Afrodiaspórica; apoya la “ Escuela Yemayá” proceso emancipador que se adelantan en Bogotá con la fundación CISPAC, enseñándoles sobre la historia de África y su diáspora en Colombia a niñas, niños y jóvenes afrocolombianas; y, también se sostiene cada día de su existencia por la presencia y comunicación con sus ancestras y ancestros a través del escenario espiritual “Templo Sobrevivientes de África”.
Leer más

Contáctanos

¡Escríbenos!

CONTACTO

Suscríbete

Recibe en tu correo electrónico las últimas columnas de opinión de Diaspora.

[newsletter_form]

Comentarios

0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comments
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios

Artículos recientes

VER MÁS
Ir a Arriba