¿Y si…?

Por: Diana Lorena Montaño Riasco[i]

 

En un pueblo lejano, la distancia y la cercanía, se hacían cómplices de incesantes rumores, que iban y venía, por parte de sus moradores. Dos amantes lejanos eran nombrados como paganos e insensatos; aunque sin certeza de los motivos de su relación, se intentaba afanosamente designar su pecado. 

Separados por un enorme y majestuoso río vivían los amantes, quienes compartían su amor en un ir y venir de sonrisas, suspiros, miradas, deseos y anhelos, cada uno de pie desde su orilla, apoyados por la complicidad de la brisa nocturna, encubridora de un amor inconcebible durante a la luz del día.

Cuentan los moradores, con un aire de rumor cargado de verdad irrefutable, que, durante una noche de luna llena, formaba el viento, un tanto atolondrado, diminutos torbellinos gracias a sus giros alocados. Justo esa brillante noche, los amantes comenzaron a dudar, la brisa que atrapa y llevaba sus voces transmitía mensajes inseguros, tardíos y frágiles. De modo que, si ella decía – te amo. Él entendía- quizás te amo. Si decía – eres la luz que ilumina mi sendero. Él escuchaba en un débil susurro- ¿y si no eres la luz que ilumine mi sendero? -. A ella le sucedía lo mismo: él decía- siempre desee decírtelo_. Ella entendía- nunca debí decírtelo. Si él sostenía- sin ti no sabré vivir-. Solo se entendía- sabré vivir sin ti. Pronta a desaparecer del firmamento la gloriosa luna llena, las dudas invadieron a los amantes, sus corazones se contrajeron en la espera, en un sentimiento de querer desaparecer el momento vivido.  Derrumbándose, frente al última frase cargada de incertidumbre y dolor, transportado por la brisa adormilada, – ¿y si no es posible?

[i] Cuento creado por Diana Lorena Montaño Riasco en el 2012, ajustado a la luz de los cambios en percepción de la vida en el 2020.

La imagen del pintor, Mauricio Montaño Mosquera – https://www.facebook.com/mauricio.montanomosquera/posts/10221456747067129

Sobre el autor

Con ascendencia guapireña, nacida en Bogotá. Estudió en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, graduándose como Licenciada en Lengua Castellana y Humanidades. fue becaria del programa de inglés Martin Luther King Junior. Desde el 2004 comenzó su camino como activista en el movimiento afrocolombiano en el Colectivo de Estudiantes Universitarios Afrocolombianos (CEUNA). La apuesta de construcción colectiva desde fraternidad y la espiritualidad, son un lugar de enunciación en su vida. Por lo que, actualmente, se nutre compartiendo reflexiones, con otras hermanas, sobre la fuerza vital en la creación y transformación de las opresiones de las mujeres negras dentro del espacio de Colectiva Matamba Acción Afrodiaspórica; apoya la “ Escuela Yemayá” proceso emancipador que se adelantan en Bogotá con la fundación CISPAC, enseñándoles sobre la historia de África y su diáspora en Colombia a niñas, niños y jóvenes afrocolombianas; y, también se sostiene cada día de su existencia por la presencia y comunicación con sus ancestras y ancestros a través del escenario espiritual “Templo Sobrevivientes de África”.
Leer más

Contáctanos

¡Escríbenos!

CONTACTO

Suscríbete

Recibe en tu correo electrónico las últimas columnas de opinión de Diaspora.

[newsletter_form]

Comentarios

0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comments
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios

Artículos recientes

VER MÁS
Ir a Arriba